EL CONCEPTO

La cocina de Aimia nace de la visión personal del mundo de la gastronomía y de la pasión por un oficio, el de cocinero, que amamos y defendemos.

No nos sentimos identificados con ningún tipo de estilo de cocina en concreto, pero sí podemos decir que hacemos una cocina sólida, con raíces, intuitiva y sabrosa. Tenemos muy claro que los platos tienen que tener “punch” y a la vez matices sutiles.

Buscamos la armonía entre tradición y modernidad, y te ofrecemos una cocina directa, fácil de entender y con golpes escondidos.

Nacimiento y Evolución

En julio de 2012 Aimia abre las puertas en Lleida

Aimia significa “mujer querida”.
Así la llamaban en catalán antiguo los trovadores.

En plena crisis económica, pero con muchas ganas de aportar aire fresco a la cocina de Lleida, Aimia nace con una propuesta gastronómica y un espacio diferente.

Para huir del típico primero, segundo y postres, elaboramos medias raciones con la idea de que todo se puede compartir. Trabajamos con buen producto y ofrecemos una carta variada y original.

El hecho de que la cocina está a la vista del cliente crea un ambiente desenfadado y a la vez acogedor.

En 2014 cambiamos la propuesta gastronómica

Por primera vez introducimos dos menús dentro de la carta. El Menú Aimia: cuatro aperitivos, un segundo y postres a escoger. Y el Menú Ànima: un menú degustación de nueve platos donde resaltamos la parte más representativa y esencial del restaurante.

Las medias raciones desaparecen de la carta, ya que por diferentes motivos no acaban de cuajar, e incluimos un apartado de tapas, los entrantes de ración y los segundos de ración.

Este cambio es muy positivo y el equipo nos sentimos contentos de rectificar y presentar las propuestas que más satisfacen a nuestros clientes.

Los siguientes años y a día de hoy seguimos haciendo camino

En todo este tiempo hemos ido evolucionando poco a poco hasta encontrar el equilibrio entre lo que el equipo de Aimia queremos hacer y lo que el cliente busca y le gusta.

“Creo que esto es lo más difícil y satisfactorio de la evolución de un restaurante. Muchas gracias a todos los clientes que estáis a nuestro lado desde el primer día. Esto no tiene precio”

Jordi Pallàs